adstop


Britanny Maynard, de 29 años, descubrió que tiene un tumor cerebral y le queda poco tiempo de vida. Por esto, ella misma decidió terminar su vida el 1 de noviembre en su cuarto rodeada de su esposo, su madre, su padrastro y sus amistades.
La fecha elegida no es fortuita, ocurre poco después del cumpleaños de su esposo, Dan Diaz, el 24 de octubre, con quien quiere pasar la fecha en felicidad
Maynard sufre de un glioblastoma en fase IV, el tumor más común y mortífero de los que afectan el sistema nervioso. Después de consultar con médicos en todo el país y escuchar sus prospectos, decidió terminar su vida con dignidad.
“Consideré morir bajo cuidado médico en mi casa de San Francisco. Pero incluso con medicamentos paliativos podría potencialmente desarrollar dolor resistente a la morfina y sufrir de cambios a mi personalidad, así como pérdida de habilidades verbales, cognitivas y físicas de todo tiempo”, afirmó Maynard en una entrevista con CNN.
“Porque el resto de mi cuerpo es joven y saludable, yo podría sobrevivir físicamente por un largo tiempo, a pesar de que el cáncer se está comiendo mi mente. Yo probablemente podría haber sufrido en un hospicio por semanas o incluso meses. Y mi familia habría tenido que ver eso”, añadió.
ESTADOS CON MUERTE DIGNA
Solo cinco estados de EE.UU. aceptan que médicos colaboren con enfermos terminales para terminar su vida a su manera. Se trata de Oregon, Montana, Nuevo México, Vermont y Washington. Mientras tanto, proyectos de ley similares han sido presentados en otros siete estados.
Maynard y su familia, quienes vivían en California, tuvieron que mudarse a Portland, Oregón, para que esta pudiera calificar al beneficio.
Este cambió fue un trauma más para la familia de Maynard, cuestión que considera no deba pasar otras personas.
“El extremo de sacrificio y cambio que sufrió mi familia para que tenga acceso legal a una muerte con dignidad fue profundo. Hay un montón de estadounidenses que no tienen el tiempo ni la capacidad financiera y no pienso que eso sea correcto o justo”, indicó en un artículo con People.
Esta situación llevó a Maynard a utilizar sus últimos días para colaborar con la ONG Compassion & Choice, organización que espera hacer legal la muerte asistida para pacientes terminales en California, Colorado, Connecticut, Massachusetts y Nueva Jersey. También creó el fondo Brittany Maynard para promover esta iniciativa en otros estados.
DECISIÓN INCREIBLEMENTE IMPORTANTE
Maynard acabará con su vida mediante un medicamento que guarda en todo momento en su cartera, situación que la ha dado una “tremenda sensación de alivio”. “Si decido cambiar mi mente sobre tomar este medicamento, no la tomaré”, aseguró.
“Tener esta opción al final de mi vida se ha convertido en algo increíblemente importante. Me ha dado una sensación de paz durante un tiempo turbulento que de otra manera estaría dominado por el miedo, incertidumbre y el dolor”, dijo Maynard.
“Ahora me es posible vivir los días y semanas restantes en esta bella Tierra, buscar felicidad y amor y pasar el tiempo viajando a las maravillas de la naturaleza con aquellos que amo. Ahora se que tengo una red de seguridad.”

0 التعليقات Blogger 0 Facebook

Publicar un comentario

 
Aficionado news © 2013. All Rights Reserved. Powered by Blogger
Top